La importancia de la cumbrera ventilada

Cuando realizamos una rehabilitación de una cubierta inclinada de teja es fundamental que se realice en seco (sin utilizar morteros para la fijación de la teja) y que se cree una cámara de aire ventilada. De esta manera evitamos futuras patologías como condensación, heladicidad, roturas de piezas, hongos, etc…

La cámara de aire ventilada consiste en crear una corriente de aire que circule por debajo de las tejas, entrando el aire por la parte inferior de la cubierta (alero) y saliendo por la parte superior de la cubierta (cumbrera).

Para garantizar el funcionamiento de la cámara de aire ventilada no se debe macizar con mortero las bocas de las tejas de los aleros, de las cumbreras y demás puntos críticos.

En ocasiones, comunidades y particulares acuden a nosotros para solucionar patologías que hay surgido tras haber confiado en empresas que han macizado las cumbreras haciendo que el sistema no funcione. Entendemos que no es habitual que los vecinos “visiten” la cubierta de su edificio y la única forma de conocer si el trabajo está bien ejecutado es gracias a la ausencia o presencia de consecuencias en la ejecución de la obra. Cuando accedemos a dichas obras y tras muchos años como especialistas atajamos los problemas directamente.

En Bidarte Reformas SIEMPRE realizamos las cumbreras ventiladas.