La importancia de elegir un buen interiorista

Buen análisis previo y estudio teórico

Donde veas un buen trabajo de diseño de interiores antes ha habido un buen análisis previo y estudio teórico. Todo buen proyecto comienza con un profundo análisis previo y estudio pormenorizado del caso concreto. Sin un buen conocimiento teórico de todas las variables y premisas con las que contamos difícilmente obtendremos un buen resultado. Analizaremos el objeto del encargo, los objetivos, la forma de conseguirlos, los puntos a favor, en contra, la metodología a seguir… debemos realizar un ejercicio de intromisión en la mente de nuestro cliente, intentando sentir como él, vivir como él, pensar como él…. y ya por nosotros mismos, analizar todas las armas con las que contamos para ofrecerle una solución en forma de proyecto arquitectónico. Este será totalmente personalizado, único e intransferible, en el que no se ha dejado nada al azar e improvisación. Toda decisión tomada será respaldada por un argumento lo suficientemente sólido y fruto de esa fase de estudio previa que justifique todas y cada una de ellas.

Equilibrio en Diseño de Interiores

Un buen proyecto arquitectónico es aquel en el que los factores estéticos, funcionales y estructurales han llegado a un punto de equilibrio total. Aunque en casos muy específicos y por circunstancias en todo momento justificables, puede darse la situación de que alguno de ellos tenga más presencia que el resto.

Evidentemente, si estás pensando en contratar a un diseñador de interiores, el equilibrio de estos factores en tu futuro proyecto no podrás evaluarlo sino a posteriori, pero si puedes analizar los proyectos realizados con antelación por el interiorista.

Pasión por el Diseño de Interiores

En general la ilusión y pasión por nuestro trabajo, por nuestro pequeño mundo, es nuestra principal motivación. Esto nos ocurre a todos sea cual sea nuestra ocupación. Pero me atrevería a decir que en interiorismo la pasión se palpa en cada esquina proyectada. Es totalmente imposible obtener buenos resultados sin una importante dosis de amor por la profesión y las artes plásticas en general. Pasión y trabajo, no hay más. No te será difícil detectar la pasión por su trabajo cuando entables una conversación con un profesional, mírale a los ojos y sabrás si te está vendiendo un proyecto o te está contando una historia sobre el diseño de interiores.

Seguimiento de la ejecución

La ejecución es otra parte del diseño interior igual o quizá más importante que la fase inicial de creatividad y definición del proyecto. Al igual que en un parto, a ningún padre la gustaría perderse el nacimiento de su hijo. Y es más, una buena ejecución podría aminorar el efecto de ciertos errores de proyecto, pero una mala ejecución destruirá sin duda cualquier proyecto por bueno que este pudiera ser.

Durante esta fase es probable que surjan modificaciones, diferentes interpretaciones… de ahí que nunca debamos perder contacto con el proyecto hasta el fin. La toma de decisiones que afecten al mismo siempre estará “focalizada” en una única dirección, manteniendo de este modo el hilo conductor inicial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *